Por qué una escapada a San Sebastián es lo que necesitas para ser feliz

Se acerca la Semana Santa y nos quedamos con la capital guipuzcoana, la ciudad de moda.

Desde que la reina regente María Cristina hiciera de San Sebastián su bastión estival, la ciudad se ha convertido en uno de los destinos preferidos de la burguesía y del resto de los mortales.

Sus playas, sus termas y su elegante arquitectura fueron el reclamo en la Belle Époque, a lo que ahora hay que sumar un efervescente movimiento cultural y su consolidación como capital gastronómica.

CULTURA EN PLENA EBULLICIÓN

La ciudad ha hecho una clara apuesta por las artes. A la vez que celebraba orgullosa la Capitalidad Cultural Europea en 2016, se inauguraba Tabakalera, la antigua fábrica de tabaco transformada en un imponente centro cultural que aúna exposiciones, proyecciones y encuentros con espacios para creadores.

El otro gran museo dedicado a la cultura y a la sociedad vasca es San Telmo, un convento del siglo XVI que ha sido ampliado recientemente, donde destacan los lienzos que creó Josep Maria Sert en 1932 para su iglesia, así como la colección de Bellas Artes que incluye obras de Chillida y Oteiza, entre otros.

También las iniciativas privadas han tomado protagonismo en el escenario cultural: la galería Vetus Art, por ejemplo, tiene por objetivo representar y exponer a la próxima generación de artistas contemporáneos vascos, entre los que se incluyen Víctor Goikoetxea e Iñigo Manterola.

Son también muchos los artistas reconocidos que han instalado su atelier en San Sebastián y sus alrededores, como el venezolano Miguel BalliacheFrédéric Gutiérrez BardeJorge Cardarelli o Alfredo Bikondoa.

frederic_gutierrez_barde_6842_745x844

MÁS QUE PINTXOS

San Sebastián es famosa por los pintxos y por los restaurantes con estrellas Michelín. Sobre esto se han escrito ríos de tinta. Pero la ruta gastronómica actual circula también por otros parajes.

Cada jueves se congrega una multitud en el Mercado de San Martín; la excusa es el Gastropote, el evento semanal que aúna gastronomía, música y buen ambiente.

¿Una comida excelente? Sin duda en La Fábrica, en el corazón de la Parte Vieja, un restaurante capitaneado por el Chef Iñigo Bozal, muy frecuentado por locales y extranjeros.

Una dirección para disfrutar de unas raciones por la tarde es La Taberna de Blas, en pleno centro. Cuando cae la noche, el sitio más cool en el que cenar es Gu San Sebastián, un bar-restaurante-club que ocupa todo el piso superior del Real Club Náutico, una joya de la arquitectura racionalista que ofrece una panorámica única de la bahía.

gu_san_sebastian_3785_745x474

 

Anuncios

Barrio por barrio, pintxo pote de Donostia.

Los hosteleros han encontrado una nueva fórmula para atraer a las personas: Ofrecer un pintxo y un pote a un precio más reducido de lo habitual. Esta práctica de ocio gastronómico está presente en casi todos los barrios donostiarras, y es por ello por lo que nos hemos animado a preparar una pequeña ruta para que nadie se pierda ningún pintxo-pote en Donostia. La semana no se hace tan larga desde que se ha puesto de moda el pintxo- pote2

¿Estáis preparados para hacer un pleno semanal de pintxo-pote?

LUNES

Los lunes, a pesar de que haya poca variedad, los donostiarras podemos disfrutar del pintxo-pote en el bar Ipotx.

IPOTX : Si acudimos un lunes de 19:00 a 21:00 horas a la calle San Francisco de Gros, tenemos la obligación de probar los famosos fritos del bar Ipotx, también conocido como ‘croquetón’ del Ipotx, por tan solo 2 euros.

PANADERÍA OIHENART: No sólo los lunes, todos los días. Así de puede disfrutar del las propuestas que ofrecen en esta panadería de Benta Berri.

MARTES

No es el día fuerte, sin embargo, en varios barrios de la ciudad se celebra el ya tradiciona pintxo-pote.

GROS: Todos los mates el Bar Ezkurra y el Bar Aingeru de Gros celebran el pintxo pote

AMARA: El bar Agustín de Amara también ofrece su pintxo pote por un euro todos los martes.

MIÉRCOLES

AMARA: El bar Maritxu de Amara, en la calle Balleneros, es un buen punto de partida para los que elijan el miércoles para ir de pintxo pote.

GAITZ ERDI: Tres conocidos bares de la Parte Vieja donostiarra han puesto en marcha una nueva iniciativa bautizada con el nombre de Gaitz Erdi. Son, concretamente, los bares Rekalde de la calle Aldamar, Eiger de la calle General Jauregi y Ensanche, ubicado frente a la iglesia de San Vicente. Los miércoles, a partir de las 20:00 horas ofrecen, por tan solo un euro, un botellín de cerveza y un bocadito.

BENTA BERRI: teniendo en cuenta que muchos de los estudiantes viven en el barrio de Antigua, en el barrio Benta Berri también se puede disfrutar del pintxo-pote en los bares Bokoy, Benta Berri y El Txoko del Montadito. Cada pintxo pote cuesta 2 euros.

BIGARREN: Por un 1,5 euros, el bar Bigarren de Amara, situado en la calle Isabel II, también se ha apuntado al pintxo pote.

JUEVES

Es el día que más gente se anima al pintxo pote en Donostia. Y sin lugar a duda, el barrio de Gros ha causado furor y cada jueves son cientos las personas que acuden a degustar los pintxos que se ofrecen en los distintos establecimientos.

GROS: El bar Ezkurra y el bar Aingeru son los bares más solicitados por los donostiarras en el barrio de Gros. No te olvides, en estos bares hay pintxo pote todos los martes y jueves!

ALZA:Numerosos son los establecimientos de Alza que se suman al pintxo pote de los jueves. Podemos hacer una ruta de lo más completa por los bares Arrizar, Roteeta, Elizasu y Altza Gaina, por ejemplo.

URBELTZA: Urbeltza taberna, situado en la Gran Vía donostiarra, ofrece por el mismo precio de la consumición, un pintxo.

ZINEMA CORNER: En este bar cafetería con ambiente cinematográfico ubicado en la Plaza Pinares de Gros ofrece todos los jueves un pintxo y un pote por dos euros. Y atención, porque si pides un crianza te costará 2,5 €, incluido un pintxo.

PINTXO POTE CATALUÑA: Los bares cercanos a la Plaza Cataluña (Portobello, Dardara, Diz, La Plata e Ipotx) celebran el pintxo pote todos los jueves, a partir de las 19:30.

TXOMIN: El Bar Txomin, que se encuentra en la calle Zabaleta, ofrece todos los pintxos de la barra más cualquier pote por 2€.

ONDARRA: El bar Ondarra, frente a la playa de la Zurriola, también se ha animado a esta moda del pintxo-pote. Así pues, cada jueves pone a disposición del cliente un pintxo y una consumición a partir de 2 euros.

IKATZ KALEA: si ya de normal el Ikatz kalea de la Parte Vieja donostiarra es un lugar de poteo, con el pintxo pote de los jueves, el ambiente está asegurado en los bares como Belea, Aurresku, Urraki, Belfast, Herria o Suhazi. Además, después del pintxopote, ofrecen precios especiales en las consumiciones: cañón 2 euros y copa a 4 euros.

OSTEGUN-ERO: Son los pioneros del pintxo-pote en Donostia. Hablamos de los bares Amara Zaharreko Abadia, Lau Tarbena y La Bodeguilla.

INTXAURRONDO: Repasamos también los bares en los que nos podemos tomar algo degustando unos deliciosos manjares en Intxaurrondo: Cafetería Eder, Baso-Txiki, Argitxa, Casa del Pueblo, Irurak, Centro Extremeño y Bilindo. ¡Que aproveche!

GASTROPOTE DEL MERCADO SAN MARTIN: El mercado San Martín se viste de gala cada jueves para acoger el gastropote, una iniciativa que combina la gastronomía y la música. ¿En qué consiste? Degustar las propuestas que preparan los puestos del mercado, con música en directo. Muy apetecible.

VIERNES

REYES CATÓLICOS: El bar Ardandegi de la zona de Reyes Católicos se ha sumado a la moda del pintxo-pote, y ofrece una variada barra que varia cada semana.

EGIA: Los jueves el barrio de Egia se convierte en una gran fiesta. Y es que los bares como Isatxe o Kino Kafe, entre otros, se han sumado también al ya traidicional pintxo-pote.

EZKURRA: Los viernes en el bar Ezkurra de Gros también hay pintxo-pote!

JON ANDER: Este bar ubicado en la Calle Ferrerías de Amara es especialista en pintxos y bokatas y si nos acercamos los viernes a este bar a partir de las 18:00, seguro que la siguiente semana repetiremos.

ARKUPE TABERNA: con un precio que oscila entre 1€ y 1,80 € dependiendo de pote, este bar de la Avenida Madrid de Amara también ofrece sus pintxos cada viernes a todo aquel que visite el bar.

SÁBADOS

ALZA: Los sábados no hay tregua en Donostia. Los bares Santa Barbara y Arri-Berri ofrecen un aperitivo con la consumición, para empezar el fin de semana como es debido

El sábado, no hay pintxo pote en Donostia, ya que, se considera un día bastante potente para la hostelería. Sin embargo, los domingos el Bar Diz de Gros (situado en la Plaza Cataluña) también hace pintxo-pote!!!

Fuente EITB

Donostia, ciudad de Tamarindos.

Si se hiciera una encuesta entre los donostiarras respecto a que planta o árbol identifica mejor la ciudad a buen seguro y sin titubear, el tamarindo ganaría por goleada, y sin embargo lo sorprendente es que en San Sebastián no hay tamarindos. Si, seguro que muchos querrán corregirnos y nos dirán que el Paseo de la Concha está lleno de ellos, pero no, la verdad es que no, que no son tamarindos.

Lo cierto es que todo este lío parte de una confusión de nombres que creemos, a estas alturas del partido, nadie va a poder arreglar, a pesar de que muchos lo han intentado, y que a buen seguro muchos lo seguirán intentando, pero el fracaso de tan bien intencionadas iniciativas parece asegurado.

En Donostia, lo que en verdad está plantado, son Tamarices.

Si, en Donostia lo que de verdad tenemos plantados son tamarices por mucho que nos empeñemos en llamarlos tamarindos y presumamos de ellos, pero no hay nada que hacer, los donostiarras somos así de cabezotas y llamamos a nuestros tamarices como nos da la gana, aunque se empeñe en lo contrario todo un ejército de botánicos.

El tamarindo (Nombre científico: Tamarindus indica), es un árbol originario de zonas tropicales que conforma en exclusiva el género Tamarindus. Su fruta da una pulpa comestible muy apreciada para condimentar alimentos y para hacer refrescos en los países en que abunda donde puede encontrarse habitualmente en los mercados

De esos, de los tamarindos, al menos que nosotros sepamos no hay ni un solo ejemplar en la ciudad .

Por el contrario, el Tamariz, (Tamarix gallica), normalmente es más un arbusto que un árbol y puede prosperar en suelos salinizados y alcalinizados, no teniendo su fruto valor alimenticio; precisa pocos cuidados y se utiliza mucho en ciudades costeras, como es el caso de Donostia , por ser muy resistentes a la sal y al viento, además de no ser nada exigente con las condiciones ambientales.

12734287_569384239884259_47351695711466977_n

 

El tamariz es un árbol autóctono, es muy fácil encontrarlo en estado natural en arenales, dunas, acantilados marinos y entornos similares, y no solo en la costa vasca. En Navarra, o en la Costa Brava catalana, sin ir más lejos hay una gran abundancia de ellos y en San Sebastián pueden verse fácilmente en Urgull o en las orillas del Urumea, de hecho en euskera se denomina “milazka” al tamariz.

Donostia no es la única ciudad que tiene tamarices, Santander por ejemplo tiene censados unos 10.000 ejemplares, pero allí los denominan tamarises.

120522296

Vamos que comparar tamarindos y tamarices, pese a la cercanía entre sus denominaciones, es como aquello del tocino y la velocidad.

Nuestros tamarices llegaron a Donostia por que el que fuera concejal del Ayuntamiento de Donostia , D. Agapito Ponsol (propietario en su día de la sombrerería “Casa Ponsol” que aún permanece abierta) al parecer, según unos durante un viaje a París, y según otros al pasear por los paseos marítimos de la Costa Azul francesa, descubrió los tamarices y decidió que constituían una planta ideal para San Sebastián, susceptible de aguantar las galernadas y ventoleras del Cantábrico, así como toda la sal existente en La Concha sin excesivo problema, por lo que decidió traer a la ciudad la planta en cuestión.

casa

Al parecer lo del arbolado en el Paseo de La Concha, traía cola y daba muchos problemas. Los diversos árboles plantados para engalanar la zona no tenían capacidad para aguantar las duras exigencias climáticas que la costa Donostiarra impone y cuando no se les rompían las ramas, el viento directamente los derribaba.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una planta de porte más pequeño, dura y resistente como los tamarices tenía todo el aspecto de ser la solución, pese a que por su naturaleza arbustiva precisa de tiempo para crecer y sobre todo de un cuidado y una poda continua para alcanzar formas parecidas a las de un árbol, siempre contando que en cualquier caso no suele sobrepasar los 2 / 3 metros de altura, mientras que el tamarindo de verdad alcanza fácilmente alturas entre 15 y 30 metros.

hoja-y-fruto-del-tamarindo

Total que los tamarices se plantaron profusamente en las zonas más expuestas de la ciudad, en la Plaza Cervantes, en la bahía, y en varios puntos más, y ahí continúan desafiando al viento, la lluvia, la sal y el oleaje, y los donostiarras a lo nuestro, a continuar llamándolos tamarindos. Al fin y al cabo…

Zarautz, la meca del surf.

Los pasados días 12-13 de noviembre tuvo lugar en la playa de Zarautz el XXI Memorial Ibon Imaz, un campeonato que congrega a lo mejor de la escena local. Todo se desarrolló a pedir de boca: buen ambiente festivo y camaradería.

03-nicols

Puedes pensar cómo en una localidad tan pequeña y con una olas que no son nada de otro mundo puede haber semejante abanico de talentos. Este hecho no es de extrañar en sitios como San Clemente, Gold Coast o el North Shore, donde las propias condiciones ya son World Class y hacen que el patio de tu casa te prepare para lo más alto. Pero en el caso de Zarautz los factores parecen ser otros.

¿Qué hace entonces que el nivel de la gente de un sitio concreto suba como la espuma? Creemos que se trata de la conjunción de varios factores que determinan la evolución de las diferentes generaciones de surf.

7744092

El Pukas Pro que antaño se celebraba todos los años en septiembre fue probablemente el germen de muchas cosas. A Zarautz venía gente del calibre como Curren, Carroll, Pottz, Occy, Nicky Wood, Derek Ho, y un sinfín de nombres que se consideran ídolos. A pesar de ser un campeonato mundial, lo que le diferenciaba del resto era la cercanía al pueblo, un concepto totalmente alejado a lo que vemos ahora en el circuito, donde los pases VIP y las pulseritas determinan la castas. La generación de jóvenes que por entonces despuntaban en Zarautz como Ibontxo, Arina, Buttons, etc…se mezclaban en un ambiente de camaradería que hoy no es tan fácil ver. Ese poso seguro que algo tuvo que ver.

Luego está la ubicación. En Zarautz todos los caminos conducen a la playa, y además no hay apenas cuestas. Un pueblo volcado al mar. La playa es un buen lugar para iniciarse y perfeccionar, pero además, a pocos kilómetros hacia el oeste los chavales pueden saber lo que supone surfear una ola de roca como es Orrua, un spot para iniciarse en olas de masa como es Karramarro, y como etapa final, una de las mecas de la ola grande en Euskadi, como es Roka Puta, gente como Ibon o Kanguro abrieron el camino a los tamañeros. Un poco más allá Mundaka, y hacia el otro lado Hossegor.

Otro factor determinante es la organización y el buen saber hacer de clubes y escuelas, que juegan un papel determinante a la hora de inculcar a los chavales los buenos valores y técnica de un deporte. Hoy las escuelas han extendido su modelo de negocio a los turistas, pero en sus inicios fueron clave con la gente del pueblo.

Por último, y no menos importante, las generaciones y el talento de la gente que ha abierto camino, desde los pioneros, que no sólo le han mostrado a todos los chavales hasta dónde se puede llegar con el esfuerzo sino que además han colocado a Zarautz en el mapa surfero internacional.